Al 6to. Festiva de Cine Rural lo vivimos desde casa

.

Además de las naranjas, el aroma a chipacuerito, el mate al sol y los grupos de estudiantes en ronda, lo que caracteriza al Festival es el frío. En 2020 la pandemia nos propuso reconvertirnos y casi pisando diciembre darle inicio a esta fiesta de manera virtual. Nuestro galpón de proyecciones se multiplicó y transformó en decenas de pantallas de computadoras y celulares.
Después de haber pasado dos jornadas de cine, música y teatro, nos queda decir GRACIAS.
GRACIAS a las y los estudiantes, pilar fundamental de este encuentro, que se sumaron a trabajar con entusiasmo cuando anunciamos que la 6ta edición se hacía.
GRACIAS a docentes y directoras de escuelas rurales, que aun en momento de cierre de año, y con lo difícil de la virtualidad, sostienen la escuela pública y trabajaron de editores, guionistas y productores.
GRACIAS a las y los realizadores que desde distintos rincones de nuestra Patria Grande enviaron sus materiales y estuvieron pendientes de las proyecciones, compartiendo y difundiendo el festival.
GRACIAS al público, que este año se amplió y llegó a horizontes que antes no sospechábamos.
GRACIAS a Ñu Py, el colectivo cultural que le puso el pecho a la organización general.
GRACIAS al cine, que permite que un celular sea herramienta para contar historias propias y a la vez disfrutar las historias de otrxs.
Finalmente, queremos decir FUERZAS.
FUERZAS compañero René, que acá todo este equipo te abraza y espera verte el año que viene como antes, organizando, empujando desde abajo, y sosteniendo con tu trabajo comprometido la magia de este Festival.
Gracias a vos, por ser parte y hacerlo posible. La historia contará que en 2020 también hubo fiesta y cine rural.

👉Programacion

.